Blog Post

Hacer lo que tienes que hacer

En muchas ocasiones dudamos, o al menos yo, en que debemos hacer en determinadas situaciones. En muchos de estos casos, tenemos dos opciones, la que sabemos que es correcta, y la que no, pero nos conviene o nos ayuda.

Ya van muchas situaciones así, como supongo que todos, contra más años cumples y si no llevas una vida rutinaria, te vas encontrando con más y más. Laboralemente, personalmente, artísticamente (en mi caso eso también es laboralmente), y supongo que si me paro un rato a pensar, encuentro más adjetivos que acabar en mente, para añadir a esta lista.

En esta vida veo de todo, y lo cierto es que cada uno puede interpretar lo que el otro piensa o siente, intentando meterse en su piel, es decir, "qué haría yo en su caso". Pero es cierto que las personas somos diferentes, y aún pensando que la mayoría somos "buenos", bajo mis estándares morales o como queráis llamarlo, supongo que hay gente que no lo es.

Por eso, vemos en ocasiones que personas que deciden elegir que les conviene, en lugar de que deben hacer, salen muchas veces ganadoras de estas decisiones, y aparentemente felices. Una de dos, o es eso, apariencia y luego su conciencia les suelta el sermón nocturno, o realmente son personas que no son como uno mismo, y les da exactamente igual haber dejado de lado sus principios, si los tienen, o haber perjudicado a otros.

Esto es lo que a veces te hace dudar, lo que te hace considerar elegir la opción B, aquella en la que ganas bajo el punto de vista "occidental" (más curro, más dinero, más prestigio...). Ese buen día que no sé cuando fue, entendí que cada uno somos como somos, y que si elijo esa opción, llegará mi conciencia con el mazo de juez y me estará puteando un tiempo, a veces más, a veces menos, pero como constante, y haciéndome más infeliz, que en definitva es de lo que creo que va este juego llamado vida.

Elegir la opción A, siendo la persona guay de las fotos con mensajes chulos de instagram, pero de verdad, suele reportar problemas, cuestas arriba, retrocesos, y un largo etcétera que me juego una mano a que no os suena muy lejano. El enfoque más claro es entenderlo, esto es así señores, la vida nos va a joder en ocasiones porque es así, y punto. Tratar de evitarlo es tratar de no vivir tu vida, no ser tú.

Al final, si analizas el significado de problema, es el enfoque de una situación. Es decir, si para mí esto es un problema y para ti no, ¿es un problema? Es sólo un concepto, no es una piedra, que lo es para ti, para mí, y para Sebastián Gómez de Teruel, que no se quien es ni si existe si quiera, pero si Sebastián es real, y ve una piedra, es una piedra para el también.

Esto no está escrito para poner una foto guay al lado, y un mensaje chulo, ni mierdas de esas. Me encuentro en una situación así, y lo quiero compartir, porque elegí lo que tenía que elegir, y me jodí lo que tenía que joderme, pero al final, entiendo con una sonrisa medía-alta que sigo siendo yo y que entiendo las cuestas arriba de la vida; si tocan, las subo, sin arrepentirme de subirme a la espalda de otros u atajos varios.

Si alguien me pide consejo en estas situaciones, siempre será "es lo que hay, para alante", así que me aplico el cuento, y para alante. Si cae agua, te mojas, no depende de ti que ocurra, si depende de ti como lo afrontes. Round 23729 fight!

9 de enero 2017 - JeSuns JS